CEIP Blas Infante

Tal como se publica en el blog de Ididactic, los niños tienen más facilidad para los idiomas en edades tempranas.

Desde su nacimiento los niños están genéticamente preparados para aprender más de un idioma de forma natural hasta los 8 años (1).

El estudio europeo de comprensión lingüística  sitúa a los estudiantes españoles en los últimos puestos, especialmente en comprensión oral. En este sentido, desde la Oak School comparten sus claves para fomentar el bilingüismo/trilingüismo en casa:

Es de todos conocidos las dificultades que entraña el aprendizaje de una lengua extranjera para un adulto, es por ello, que la edad ideal para aprender nuevos idiomas está en los primeros años de vida escolar, donde un niño es capaz de aprender distintas lenguas a la vez de forma natural, sin tener que memorizar estructuras ni metodologías.

Los niños de hasta tres o cuatro años tienen la capacidad de crecer aprendiendo varios idiomas sin mayores problemas. A partir del cuarto año, ya no pueden conjugar algunos verbos de un idioma nuevo de una forma tan rápida y tan correcta.

A pesar de que algunos padres pueden presentar miedos a enseñarles desde pequeños por temor a que esto dificulte su aprendizaje, los niños viven el proceso con total naturalidad afirma Alison Wylie lingüista y profesora de Oak House School, quien además resalta que “Entre los ocho y los diez años concluye una de las fases principales del desarrollo humano, a esa edad ya no aprenden de forma intuitiva, sino que tienen que esforzarse de una forma similar a los adultos.”

Ventajas de las personas políglotas

Aprender un solo idioma o dos de forma simultánea conforma unas redes neuronales distintas entre una persona monolingüe y otro bilingüe pero, ¿de qué manera influye esa diferencia?

Un comité de científicos expertos en lenguaje y neurociencia de Brainglot, afirma que las personas bilingües utilizan más áreas cerebrales en una tarea lingüística, esto se podría traducir en una búsqueda más lenta (milésimas de segundo) de los términos adecuados para una expresión concreta, sin embargo los bilingües/trilingües tempranos, al pasarse todo el día cambiando de lenguaje, tienen entrenadas capacidades cognitivas no lingüísticas, que sirven para adaptarse a los cambios de tareas variadas, donde son más eficaces, es decir, pueden ser muy efectivos trabajando en modo “multitarea”.

Además los niños bilingües y multilingües entienden mejor la diversidad cultural de nuestro mundo y son más abiertos a nuevas culturas y a diferencias de pensamientos.

Como explica un estudio de la universidad de Granada que el bilingüismo no sólo mejora la atención sino que también es entrena la memoria de estas personas, como si fuese una especie de ‘gimnasia mental’, las personas bilingües, además, tienen desarrollada una protección especial contra enfermedades neurodegenerativas gracias a ese desarrollo y entrenamiento mental.

Fomentar el aprendizaje también en casa

La mayoría de niños españoles que son bilingües o trilingües, lo son porqué en casa conviven con padres que hablan lenguas maternas distintas, sin embargo otra manera de hacer que tus hijos crezcan en un entorno políglota es que estudien en colegios con un proyecto educativo que incluya el aprendizaje de lenguas desde edades tempranas, pero, ¿qué otras cosas se pueden hacer para que los niños crezcan como bilingües y puedan estar más preparados el día de mañana para el mundo laboral?
En cuanto a lectura: Cuando son pequeños hay que darles libros en castellano, inglés y/o los idiomas en los que esté aprendiendo, esto hace que el día de mañana elijan, en función del autor o la temática y lean libros en cualquiera de sus idiomas a elección.

Películas: verlas en V.O, si una película es de habla inglesa, hay que fomentar verla en su idioma original. Haciéndolo además conectas mucho mejor con la trama de la película, ya que en la versión original existen giros lingüísticos que la hacen más interesante y/o divertida difíciles de traducir.

Viajes de inmersión: enviar a tus hijos al extranjero en un viaje de inmersión ayuda a asentar las bases del idioma en su país de origen. Otra manera es conectar con comunidades de extranjeros y hacer que tus hijos se relacionen con los suyos.

La Televisión, en ese sentido puede jugar también un papel educativo, existen canales infantiles en inglés. Lo mismo con la música, anímales a que escuchen canciones en inglés e intenta que reconozcan las palabras.  Por otro lado, también es positivo el uso de recursos TIC así como las herramientas digitales en otros idiomas, que tengan configurados sus perfiles en redes sociales, teléfonos o sistemas operativos en los idiomas que aprenden hace que introduzcan vocabulario sin esfuerzos.

Clases de refuerzo o elegir una niñera que hable los idiomas que están aprendiendo también son iniciativas que respaldan y refuerzan sin duda el aprendizaje de forma natural en su entorno con actividades darias.